El mito de Atalanta e Hipómenes

La bella y atlética Atalanta era una cazadora que había jurado fidelidad a la diosa Artemisa. Su habilidad para el manejo del arco era notable, pero más notable era su postura frente a la libertad. De hecho, se la considera uno de los referentes del feminismo.

Su historia comienza así, el padre de Atalanta deseaba tener únicamente niños como hijos. No quería mujeres de descendencia, y si las tenía solo sería para cuidar la casa y criar niños. Por ello, cuando nació la enérgica Atalanta la abandonó a morir de frío en la cima del monte Partenio.

Atalanta y la osa

Sin embargo, esta niña consiguió sobrevivir gracias a los cuidados y la leche materna de una osa que habitaba tal monte.  La osa la amamantó como si fuese su propio cachorro, hasta que un grupo de cazadores la encontraron y decidieron llevarla a su aldea para salvarla y luego criarla, enseñándole todos sus conocimientos.

Con el paso de los años Atalanta se convirtió en una mujer hercúlea de bellas formas, muy hermosa, ágil, habilidosa y muy fuerte. Ella que conocía su historia decidió que nunca se casaría para ser libre y servir a la diosa Artemisa que había enviado a la osa.

artemisa protectora de Atalanta
Diosa Artemisa protectora de Atalanta

Su afecto y agradecimiento por la diosa era tan grande que la imitaba en todo lo que le permitía su condición de mortal sin poderes.  Así que Atalanta se aisló en los bosques para vivir de lo que cazaba, lejos del mundo de los hombres y toda la humanidad.

El mito de Atalanta

Pero las hazañas de bella guerrera Atalanta fueron conocidas en toda Grecia. Se decía que era capaz de cazar centauros, jabalíes enormes y monstruos de dos cabezas etc.

Pero la más conocida de sus derrotas y quizás la única, fue la victoria de su vida.

mito de la joven atalanta
Atalanta la cazadora

Admirada y acosada por docenas de pretendientes, demandantes y suplicantes de su amor, a los cuales había alejado mediante su habilidad con las armas, cansada anunció que se casaría con el hombre que lograra vencerla en una carrera, y que, caso contrario, si ella resultaba triunfadora, el oponente debía morir y los demás interesados acordarían dejarla vivir tranquila en los bosques y montes que ella deseara.

La velocidad de carrera de Atalanta era tal, a causa de su continuo entrenamiento en tierras inhóspitas,  que a veces concedía varios kilómetros de ventaja, y siempre terminaba vencedora.

El mito de Hipomenes

Hipómenes un muchacho enamorado de la bella cazadora y determinado a hacer a Atalanta su esposa reflexiono un plan y abandono la idea de los anteriores contrincantes que buscaban ganar a Atalanta por su fuerza, resistencia o poder físico.

Antes de la carrera utilizó su astucia y había solicitado a la Diosa generadora de los mitos amor Afrodita sus manzanas de oro; y ella conociendo cual era el motivo, odiaba a todas las mujeres que despreciaban el amor, decidió  conceder su petición y ayudarlo en su estrategia. Estas manzanas tenían el poder de provocar una irresistible necesidad de ser recogidas cuando estuvieran en el suelo.

 

mito atalanta hipomenes
Atalanta recoge manzanas de Hipomenes

Así que la carrera comenzó, y a Atalanta le dio penar tener que matar a un muchacho tan imponente,  pero fue sorprendida porque Hipomenes cada vez era adelantado por Atalanta lanzaba una manzana al suelo, lo cual hacía que la hermosa cazadora Atalanta se detuviera para recogerla del suelo. Atalanta advirtió que su contrincante era más inteligente que los demás, y le llamo su atención su gran porte y astucia, pues había comprendido cuál era su estrategia para ganar. Así que Hipomenes sorpresivamente ganó la carrera, a pesar de que a mitad de la carrera se le habían acabado las manzanas de Afrodita. Él siempre pensó que Atalanta le había dejado ganar.

Unos días después Atalanta cumplió su promesa en un santuario de la Diosa Cibeles y se caso con Hipomenes.

Cibeles, Atalanta e Hipómanes.

Atalanta e Hipómenes fueron durante un tiempo, hasta que la Diosa Cibeles los convirtió en leones como castigo por haberse refugiado en su templo para amarse. Desde ese día el carro de la Diosa Cibeles sería tirado no por caballos, si no por los dos leones que antes habían sido Hipomenes y Atalanta.

Hipomenes y atalanta leones
Carro Diosa Cibeles tirado por Hipomenes y Atalanta

Resumen del mito de Atalanta y Hipomenes.

Atalanta nació salvaje para ser libre y solo con el amor decidió unirse a otra persona y perder su libertad.

Significado del mito de Hipomenes y Atalanta

No podemos pensar que realmente una doncella imbatible, amante de los bosques, que se alimenta de lo que encuentra en el campo, se vería tentada a perder una carrera a causa de frívolas esferas de oro. Perdió porque quiso, prefirió estar el resto de su vida con Hipomenes.

Moraleja del mito de Hipomenes y Atalante

El orgullo de quien advierte que sus valores comienzan a desestabilizarse es también el que obliga a su no cumplimiento. La verdad es que Atalanta seguramente amó a Hipómenes antes de empezar a correr, quizás cuando vio sus ojos y decidió que aquel día, para ganar, era imprescindible perder.

Fin del mito de Atalanta e Hipomenes

Tambien te gustará:

 

Deja un comentario