El mito de Icaro

El mito de Icaro comienza así:

Dédalo el padre de Icaro

Dédalo había tenido la idea con la cual Teseo podía salir de Laberinto del Minotauro, y por ello el Rey Minos lo castigo con el encierro dentro del laberinto.

Las alas de Dédalo e Icaro

Dédalo era un gran inventor y con el tiempo consiguió hacerse con plumas y cera de abeja para construir unas alas con las que escapar de aquella reclusión indefinida y que parecía sería para siempre.

No dispuesto a esperar tal desenlace Dédalo adhirió las alas fabricadas a los hombros de Icaro y luego este último hizo lo mismo por él. Ahora estaban en condiciones de emprender el vuelo.

No obstante el padre advirtió a su hijos que estas alas artificiales era muy delicadas y que debería siempre volar a la misma altura ni cerca del suelo ni muy alto, bien para que las plumas no se  humedecieran al cruzar el mar que separaba la isla de Creta de Grecia o por otro lado para no derretir la cera por el calor emanado del sol.

La caída de Icaro

Sin embargo las advertencias del padre cayeron en saco roto, pues Ícaro fascinado por la capacidad de volar comenzó a realizar piruetas en el aire y acelerar el vuelo, a lo cual el padre insistía en que cuidara las artesanales a alas pues eran muy delicadas.

Ícaro hizo caso omiso a las indicaciones pues se sintió especial y poderoso. Icaro se vio fuerte como un Dios y sintió curiosa por como sería el sol visto más de cerca, así que subió y subió hasta que la cera de la que estaba fabricada las alas se derritieron y las alas dejaron de realizar su función.

El temerario joven termino precipitándose en el mar, donde murió ante la desesperación de su padre Dédalo.

Resumen del mito de Icaro

Demasiada veces cuando tenemos un poco de poder en nuestras manos nos creamos Dioses y nos volvemos arrogantes, como fue el caso de Icaro. Este tipo de actitudes suelen terminal en mal final haciéndonos caer por el precipicio de la vida.

La historia de Icaro enseña a los niños a hacer caso  a su mayores y aceptar los consejos de personas que son más instruidas y tienen más experiencia.

Significado del mito de Icaro

Los jóvenes que no controlan sus impulsos se estrellan de inmediato. Ícaro es el símbolo de la temeridad juvenil castigada. Es el símbolo de la rebeldía de los jóvenes respecto a sus padres.

Pero el mito de IcaRO también es el símbolo de la curiosidad innata de la juventud, de la atracción del riesgo,  de la fiebre por ascender a lo más alto.

Aunque también podemos tocar esta historia mitologíca como la necesidad de los humanos a pesar del peligro de tomar como del placer de la aventura, del interés por aprender

El mito de Icaro para niños

También te interesará:

 

Deja un comentario