El mito de Pigmalión y Galatea

El mito de Pigmalion y Galatea comienza hablando de un importante rey de Chipre.

El rey de Chipre Pigmalión

Pigmalión era un buen rey sabio, afanoso y preocupado por su pueblo. Este rey estaba muy interesado en buscar una reina, pero tal era su perfeccionismo que no encontraba la mujer adecuada para él. Pigmalion consideraba todas las mujeres imperfectas bien fuera por la forma de su cuerpo, la cara, su estatura.

La estatua Galatea

El rey Pigmalión era muy aficionado a la escultura, llegando a ser considerado como un gran escultor. Tanto se preocupó por buscar la perfección de su deseada esposa, que decidió realizar un modelo en marfil blanco.

Galatea y Pigmalion
Pigmalion esculpiendo Galatea

Esculpió una hermosa estatua de mujer, con las medidas que el consideraba perfecta. Le llevo días y semanas, esculpir la voluptuosidad de los curvas de su esposa deseada, pulió las mejillas ideales, le dio forma al pelo que le gustaba, cincelo las piernas dentro de una túnica, suavizo al punto exacto el carácter de los brazos. Todo estaba medido conforme los deseos idealizados en la mente del rey Pigmalion.  Esta estatua estaba decorada con los mejores vestidos y joyas que Pigmalion había podido imaginar de tal manera que queda una mujer hermosa y elegante de preciosos rasgos, con todos los detalles del cuerpo conseguidos y cuidados como una mujer real.

Dedico horas en la creación de tal obra de arte, una vez creada la llamo Galatea, y se pasaba las horas absorto maravillado ante la presencia de su obra Galatea, lo cual hizo que todavía viviera más alejado de cualquier compañía femenina.

Efecto pigmalion Galatea
Pigmalion contempando a Galate

Tanto tiempo, entre días y noches, pasó con su estatua Galatea una vez finalizada, que al final cayo enamorado de su creación dado lo hermosa que la encontraba. Pigmalion solo deseaba que Galatea tuviera vida y la cuidaba y mimaba como si fuera un gran marido para su verdadera esposa.

Galatea la estatua toma vida

Durante unas ceremonias en honor a Afrodita, Pigmalión no pudo soportar más su anhelo y suplicó a la diosa que le concediera vida a su amada estatua Galatea, pero la Diosa envío unas señales que no fueron entendidas por Pigmalion, así que de nuevo fue a saludar a Galatea, pesando que jamás la tendría entre sus brazos de carne y hueso.

Ese día afectado y decepcionado se llevo horas contemplando a Galatea con lágrimas en los ojos, al llegar la noche y despedirse fue a darle un beso y noto como la superficie de la mejilla de la estatua estaba cálido, no frio como la piedra. Toco lo mano de la estatua y notaba pulso.

mito de pigmalion y galatea estutua
Galatea transformandose en mujer real

La diosa Afrodita había concedido el deseo a Pigmalion, y Galatea había despertado y había cobrado vida. Cuantos más besos y abrazos daban a la estatua más rápido su cuerpo se asemejaba a un ser humano, hasta que al final Galetea llego a ser la mujer real que Pigmalion añoraba amar.

La diosa Afrodita también permitió que Galatea y Pigmalión fueran bendecidos con hijos.

No confundir el mito de Pigmalión y Galatea con el mito de Acis y Galatea la nereida.

Este mito de Galatea y Pigmalión ha servido de inspiración a muchas obras literarias y artísticas, tanto de pinturas como esculturas. Un ejemplo, historias como Frankstein por muy diferente que parezca tienen su sustrato en este mito, al igual que la película clásica my fair lady.

¿Qué es el efecto Pigmalion?

Este mito da nombre a la posible influencia que las creencias de una persona tienen en el rendimiento de otra. Es más probable que alimentemos nuestra “ilusión” en los demás.

Significado del mito de Pigmalion y Galatea

La historia de Pigmalión y Galatea es la historia de una transformación, de la capacidad del ser humano por moldear la realidad que le circunda, de su querencia por traspasar cualquier límite.

Otro enfoque de ver el mito de Galatea  y Pigmalion es que cuanto más creemos en nuestra capacidad de nosotros mismos para alcanzar una meta, más probable será que la logremos.  Somos en gran medida el resultado de nuestros planes.

Otro punto de vista visto desde la leyenda de amor, expone el poder transformador del amor. Visto desde dos atalayas, primero el amor transforma la mirada que se tiene de una persona y por otro lado la persona menos agraciada puede ser considera hermosa cuando es estimada de forma sincera.

También te gustara:

 

Deja un comentario